Revista de CRA |Revista de CRA

CRA ratifica su posición y apuesta al diálogo

Para la entidad es fundamental dejar en claro la visión de los productores como usuarios de semillas y de tecnología de cara a modificaciones.

El jueves 6 de abril Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) planteó abrir el juego nuevamente al debate y a la interacción público y privada para tratar uno de los temas más candentes de estos últimos años: las semillas, desde la visión de los productores como usuarios de las mismas. A lo lardo de estos últimos años CRA ha mantenido una postura férrea y sostenida sobre la base del diálogo como única salida a una controversia compleja, pero a la vez necesaria para repensar en qué tipo de producción quiere pararse la Argentina de cara al futuro.

"Fue una jornada de retrospección. De volver a mirar y ver dónde estamos parados. CRA tiene posición acerca de la Ley de Semillas, el uso propio, el reconocimiento del pago de los obtentores y la tecnología, pero venimos de 12 años de desencuentros", explicó el presidente de CRA, Dardo Chiesa.

Para Chiesa este año no habrá grandes noticias con respecto a que se trate y apruebe una nueva legislación referida a semillas, por eso "es necesario conocer las propuestas parlamentarias de una nueva Ley, quien es quien de dentro de la comercialización, que ha hecho el INASE, que hizo el Estado, analizar derechos de cada una de las partes y como se agotan los derechos cuando el producto semilla pasa a ser grano", dijo Chiesa.

Quien estuvo a cargo de la organización de la jornada de semillas que contó con representantes de las provincias de Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, Salta, Santiago del Estero y Entre Ríos, entre otras, fue el coordinador de la Comisión de Granos de CRA, Roberto Campi. "Nosotros como entidad mantenemos una posición. El hecho de limitar el uso propio a la semilla originalmente comprada es nuestro caballito de batalla y es la posición clásica de CRA. Restringir de esta manera el uso propio podría ser la solución al problema porque así lo demuestran los números de lo que están pasando en el país", dijo Campi. Para el coordinador de CRA esta situación también "aumentaría la rentabilidad de la industrita semillera, que se vería incentivada por una mayor compra de semilla y permitiría que todos trabajáramos armónicamente".


La participación pública

Durante la jornada el temario estuvo enfocado principalmente sobre ejes de la legislación actual, los proyectos de ley de semillas que se discuten en la actualidad, los distintos tipos de protección de la propiedad intelectual y los roles del Instituto Nacional de Semillas (INASE). Además se trabajó en la búsqueda de consensos mediante una mesa de taller coordinado por técnicos del movimiento CREA.

Abrió las charlas el asesor privado Juan Carlos Iglesias Perez quien habló sobre patentes y lo que alcanzan a proteger. Sobre los alcances y excepciones de los derechos del obtentor según la legislación argentina, se explayó en su presentación la coordinadora de propiedad intelectual del INASE, Carmen Gianni. En tanto que Carlos Ripoll director de Certificación y Control del INASE, planteó los alcances del instituto en su "papel de policía". Finalmente cerró las charlas Luciano Zarich, técnico del INASE sobre el funcionamiento del Registro Unico de Semillas RUS.

Para el jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria, Guillermo Bernaudo, presente en representación del Estado en la jornada, "si hay algo que va a solucionar todo el tema ligado a semillas es la claridad de la información. Que los datos y las discusiones se den abiertas y transparentes. Es por eso que felicito a CRA por esta iniciativa".

En esa línea de transparentar posiciones el Ministerio quiere llegar a un camino acordado entre los usuarios y las distintas industrias proveedoras de semillas, dijo Bernaudo. "Nuestro trabajo es acordar sobre mecanismos de cobro y lo vamos a saldar desde nuestro Ministerio. Tenemos que encontrar los puntos de acuerdos que son muchos, y desde esos puntos de coincidencia tenemos que avanzar", dijo.

"El productor debe declarar la semilla de uso propio para ordenar la situación y a la vez pueda trabajar con seguridad. En tanto que el sistema debe estar fiscalizado por todo el Estado con todas las garantías", explicó Bernaudo.


Voces de CRA

Para la dirigente de CARBAP, Virginia Appathie, "es importante participar de estas capacitaciones para llevar respuestas sobre el sistema y la burocratización que se está tratando de simplificar. Estamos en un gran debate con distintas leyes y cada uno debe estar a la altura. La realidad productiva es muy compleja y van a más allá de soja y trigo. De salir un proyecto de ley debe ser beneficioso para el productor y equitativo para la industria".

Entre los representantes del norte estuvo presente en la jornada el dirigente de la Federación de Entidades Rurales de Salta (FEDERSAL) Lucas Norris, quien destacó como positivo el evento organizado por CRA. "Nos parece muy positiva por el intercambio de información y opiniones. En nuestra zona de Salta tenemos experiencia con la biotecnología y con eventos nuevos. Queremos salir de la discusión que solo abarca a la soja. En el norte hacemos muchos otros cultivos que como porotos, algodón y sésamo", explicó.

Según el secretario de la Federación de Asociaciones Agropecuarias Santiagueñas (FAAS), Edmundo Ruveda, la discusión también debe abarcar otros aspectos como lo que se incluya dentro de las cláusulas que se firmen para la compra de la tecnología y que comprenda también lo que sucederá en caso de que esa misma tecnología adquirida tenga problemas para ser implementada.

"CRA reconoce la propiedad intelectual de los obtentores y la tecnología, y estamos dispuestos a pagarla. La discusión es cómo se paga", explicó Chiesa.
"Estamos en contra de todo aquello que transfiera el derecho de propiedad de la semilla a los productos, es decir cuando el grano se carga con un destino que no es una simiente creemos que el derecho del obtentor se termina", agregó el presidente de CRA.

La puerta quedó abierta a nuevos debates siempre con la mirada abierta a la participación público- privada. En eso continuará trabajando CRA de cara a lo que viene. 



Taller de trabajo
Coordinador por Jorge Latuf y Mariano Beheran, técnicos del Movimiento CREA, como cierre del encuentro se desarrolló un amplio debate a través de un taller que planteó la visión de los usuarios, las necesidades tecnológicas y las posibilidades de incidir en la oferta de semilla que se precisan por zona y producción, entre otros temas.

RECUADRO APARTE DE LA NOTA

La posición de CRA en 6 puntos

La entidad ha sido de las más enérgicas y claras con respecto a lo que debe tenerse en cuenta en el tratamiento del proyecto oficial de una nueva Ley de Semillas y otras propuestas legislativas sobre esta problemática.

· 1 Una nueva Ley de Semillas debe respetar la Ley de Patentes respecto a la no patentabilidad de genes, así como los convenios ADPIC y UPOV 78, convenios internacionales a los que el país ha adherido.

· 2 El uso propio de semilla (derecho a reservar semilla de su propia producción) es un derecho reconocido desde hace décadas en la Argentina e internacionalmente; sin embargo, el mismo deberá ser fiscalizado de modo que se respete el uso propio y los legítimos derechos del obtentor. Estos derechos alcanzarán exclusivamente al obtentor de la variedad vegetal y los mismos se agotan en la semilla. Los derechos del propietario del know how de nuevas tecnologías deberán ser resultado de un entendimiento entre este y el obtentor.

· 3 El agregado de un evento transgénico no genera un nuevo cultivar. Cada variedad es el resultado del trabajo del fitomejorador, independientemente de los eventos transgénicos o cualquier otra tecnología que se le pueda incorporar.

· 4 Argentina prohíbe el patentamiento de plantas en el art. 7º, de la ley 24.481 de Patentes de Invención y Modelos de Utilidad. Adicionalmente, existen las directrices de patentamiento, entre ellas la resolución 283/2015 donde se aclara sobre los límites en el patentamiento de secuencias modificadas, componentes de organismos vegetales y animales, o inserción en el genoma de un organismo de 1 o más genes, entre otros.

· 5 La patente AR026994B1, por la que Monsanto reclama royalties, podría ser nula, por defectos formales y por proteger un gen ya usado en Argentina con anterioridad (1996) a la solicitud de la patente en 2000. La intención de la misma es proteger un gen no patentable por medio de una yuxtaposición, contrario a la legislación vigente.

· 6 Para dar previsibilidad y transparencia en el mercado de semillas es necesaria la fiscalización del uso propio y de la industria semillera reduciendo al mínimo el comercio ilegal de semillas. Asimismo, es fundamental fortalecer los organismos como el INASE y la CONASE, así como incentivos de desgravación en la compra de semilla legal y los procesos de investigación y desarrollo local.