Actividad gremial|Nuevos desafíos en la relación bilateral con Alemania

Representantes de la Sociedad Rural de Jesús María de visita por Europa

Se realizaron reuniones con funcionarios de allí y apuestas por la agricultura mundial.

En el marco de un viaje a Berlín, el presidente de SRJM Luis Picat reparó en el creciente protagonismo del Partido Verde y sus políticas a favor del medio ambiente. "Hay que comenzar a dialogar con un movimiento político que, según mi punto de vista, no está en contra de la agricultura", destacó.

Desde Berlín, capital de Alemania, el presidente Luis Picat se interiorizó sobre lo que se viene a nivel mundial en materia ambiental y alimenticia. "Hay una gran influencia del Partido Verde en querer colocar funcionarios y nuevas políticas que, de alguna manera, hacen que replanteemos nuestra relación con Alemania. En base a eso, debemos ver cómo nosotros podemos adecuarnos a ese contexto, analizando qué es lo que quiere el consumidor y cuánto está dispuesto a pagar por un producto orgánico", aseveró el dirigente a Sociedad Rural de Jesús María.

Palabras de Luis Picat

En la reciente elección en Alemania, hubo un cambio en la voluntad del votante que consideró repartir el poder entre 6 fuerzas políticas. En un gobierno parlamentario, se deben realizar acuerdos entre fuerzas para elegir al nuevo Canciller, donde el actual partido gobernante obtuvo un porcentaje de votos del 32,8%, habiendo perdido un total 63 escaños. Esto último obliga a Angela Merkel y a su partido a analizar quiénes serán sus mejores aliados.

En este contexto, con el crecimiento del partido Verde a un 9% de los votantes, existe una gran posibilidad de que el nuevo Ministro Federal de Alimentación y Agricultura sea del riñón del partido ecológico.

Se observa una prudente expectativa de los miembros de la Fundación Política del Partido Verde (Heinrich-Böll-Stiftung) en poder instalar políticas ecológicas, de conservación del ambiente, mayor consumo de orgánicos, mejoramiento de la calidad de vida de los animales, entre otras. Estas políticas que seguramente van a cambiar el comportamiento del consumidor, como así también la forma de producir, requiere de una intervención de nuestro Ministerio de Agroindustria que permita comenzar a dialogar con un movimiento político que según mi punto de vista no está en contra de la agricultura, y que entiende que para llegar a sus objetivos debe haber un periodo de transición en la cual nuevas tecnologías ayudarán a tener cada vez alimentos con mayor calidad.

Sea que Alemania decida tener un Ministro "Verde" o no, es imperioso que tanto nuestro sector como el partido Verde, interpretemos que estos nuevos desafíos necesitan ser discutidos y debatidos, en una mesa en común, para aportar ideas de mejora continua, sabiendo que el consumidor final por el momento -para adquirir alimentos más amigables con el ambiente- deberá pagar más por este tipo de productos.