Actualidad

Soja: los inventarios del USDA resultaron idénticos a lo previsto

La oferta sigue siendo holgada por la gran cosecha sudamericana, aunque la atención de los mercados comienza a trasladarse a la siembra en EEUU.

Por Clarin

 El informe mensual del USDA ha resultado neutral para el cultivo de soja, habida cuenta de que los inventarios norteamericanos informados (24.4 mill tt) por el organismo han sido idénticos a lo previsto.

Más allá de esta situación las cuentas siguen siendo muy holgadas para el ciclo que culmina a finales de agosto, y está lejos de generar preocupación si lo contrastamos con las temporadas anteriores.

Esto queda reflejado en el gráfico 1 donde se expone la evolución en términos mensuales durante las últimas campañas de las existencias expresas en días de consumo, observándose que con un registro actual de 80 días (línea roja) nos encontramos muy por encima de las anteriores campañas.

A diferencia de lo vislumbrado en la mayoría de las últimas temporadas, cuando el ratio ha exhibido sucesivos ajustes de la mano de una expansión de la demanda, en este caso se advierte una ligera contracción desde noviembre (en ese momento era equivalente a 85 días) que desde el punto de vista de los fundamentals resulta imperceptible.

En otro orden, en lo concerniente a la oferta regional (gráfico 2), el USDA ha aplicado un aumento de 500 mil toneladas para Brasil (117 mill tt), mientras que en lo referido a Argentina no se han manifestado cambios (55 mill tt, algo por encima de las previsiones domésticas que se ubican en el rango de 53-54 mill tt).

A partir de esta situación, el output de Sudamérica se ubicaría en 185 millones de toneladas, con una participación regional que representa el 51% de la oferta mundial (línea derecha). En comparación al ciclo previo, la expansión es superior a 12 millones de toneladas, siendo el volumen actual idéntico al pico registrado en la temporada 16/17.

En este contexto, las existencias mundiales trepan a un máximo histórico de 107 millones de toneladas (barras y eje izquierdo del gráfico 3), lo que se traduce en 112 días de consumo (línea y eje derecho, también se ha tocado un pico) y deja en evidencia que el excedente es casi similar al output brasileño de soja.

Más allá de este dato negativo, lo que dominará la escena en el mediano plazo es la evolución de la oferta norteamericana. Como resultado de esto la atención se trasladará en breve al clima en ese país, cuando restan algunas semanas para que la siembra comience en forma fluida.

Siguiendo con lo anterior, tomando en cuenta que el mercado se ha visto sorprendido por la caída del área que se asignaría a este cultivo en EE.UU. en el reporte de intención de siembra, sumado a la lentitud en el ritmo de ventas que se proyecta en nuestro país a partir de la incertidumbre cambiaria y eleccionaria, Chicago tiene espacio en el corto plazo para mostrar una mejoría a pesar de las persistentes diferencias comerciales entre EEUU y China.