Actualidad

Productores de Mar del Plata van a Justicia por caminos

La Rural local busca la solución inmediata de una problemática que no sólo afecta al comercio sino que deja a cientos de chicos sin acceso a las escuelas. En qué invierte el intendente la plata de la Provincia.

 En Mar del Plata se acumulan los conflictos. La gestión de Carlos Arroyo sufre embates de propios y ajenos. Y, de cara a lo que serán las elecciones, ni siquiera figura en los puestos principales en la búsqueda de la intendencia.

En este mapa, el jefe municipal debe lidiar, además, con una problemática que avanza y va camino a convertirse en un conflicto de valor. Los productores del cordón frutihortícola de la ciudad están viendo la posibilidad de recurrir a la Justicia con el fin de terminar con la situación que atraviesan los caminos rurales.

El presidente de la Sociedad Rural de Mar del Plata, Esteban Area, dejó en claro en estos días que pese a que ellos están obligados a pagar una taza de mantenimiento, no existen las inversiones. Esto llama la atención ya que, se sabe, el gobierno de Arroyo recibió, en 2018, más de 8 millones de parte de la Provincia con el fin de acondicionar los caminos rurales.

Para colmo, la tasa que pagan ya creció más de un 500 por ciento. Y, según dicen, sólo hay a disposición una sola máquina motoniveladora para solucionar la problemática de los caminos.

Desde la Rural aseguran que hubo promesas de solución, pero nada cambió.

En La Feliz hay 180 km de caminos rurales de carácter provincial y otros 320 de jurisdicción municipal. La situación, sostienen, es precaria. Y cada vez pone más en jaque el libre transcurrir de los trabajadores locales que, ante el mal estado de los caminos, se la deben ingeniar de las mil y una formas para poder cumplir con su recorrida.

Para entender la situación, basta con agregar que no sólo es un conflicto que afecta al comercio sino que también hace mella en la educación. Ya que cientos de alumnos no pueden asistir a clase debido al pésimo estado de los caminos. Desde la Rural hablan de abandono.

De continuar sin solución, esta será otra de la pesada herencia que deberán afrontar Vilma Baragiola o Fernanda Raverta, las candidatas que mejor se posicionan de cara a las futuras elecciones.