Actualidad

Córdoba se pinta de verde con el trigo pero hoy el 20% del área necesita agua

Falta sembrar un 9% de la superficie estimada y se esperan nuevas lluvias para terminar la labores.

Para la campaña 2020/21 se estima una superficie de 1.425.400 hectáreas de las cuales, al 21 de junio, el avance de siembra alcanzó el 91%. Por el momento un 82% se encuentra en buenos a excelentes estados generales mientras que un 18% se observa en estado regular a malo debido a estrés hídrico.

El reporte de la Bolsa de Cereales de Córdoba indica que muchos productores han sembrado temprano para intentar aprovechar la humedad superficial antes de que el suelo se siguiera secando.

Por otro lado, existen algunas zonas donde la ventana de siembra aún no se cerró y se esperan nuevas lluvias para terminar de sembrar. En el caso de no ocurrir nuevas precipitaciones, habría lotes que no se sembrarían, lo cual impactaría en la superficie final de trigo en Córdoba, que por el momento ya es 13% inferior al ciclo pasado.

De las 1,3 millones de hectáreas ya implantadas un 18% se observa con estados regulares a malos, producto de la escasez hídrica. Estos trigos más deteriorados se encuentran mayormente hacia el norte provincial donde las reservas de agua en el perfil son inferiores al resto de la provincia.

El 82% del área restante por el momento posee estados generales de buenos a excelentes. Fenológicamente, la totalidad de los lotes se encuentran entre 1 a 3 hojas desarrolladas, por lo que hay que tener en cuenta que los requerimientos hídricos son muy bajos en estos momentos, y que de no haber nuevas precipitaciones podría verse afectado el desarrollo del cultivo.

En cuanto a sanidad, se ha reportado presencia de pulgón (Schizaphis graminum) en Unión, Marcos Juárez, Pte. Roque Saénz Peña, Río Segundo y Santa María. Si bien la incidencia es baja, es preciso monitorear el cultivo en los primeros estadios ya que este insecto puede producir pérdida de tejido fotosintético e incluso la muerte de la planta debido a su saliva tóxica.

Por otro lado, la única enfermedad reportada hasta el momento es mancha amarilla (Drechslera tritici-repentis) en baja incidencia y severidad en los departamentos Colón y Totoral.

Esta nota habla de: